4 de junio de 2013

Dime si no es amor



Hace años escuché la ridícula frase que dice “si te preguntas si amas, es porque hace rato dejaste de  hacerlo” Es un insensato quien no se haya preguntado si alguna vez ha estado enamorado o si lo está, porque  la pregunta fundamental a la que nos hemos tenido que enfrentar en cualquier punto de nuestra vida es: ¿Qué es el amor? ¿Realmente somos capaces de no preguntarnos si amamos a la otra persona? Nacimos preguntándonos, nacimos comunicándonos y reflexionando sobre las cosas importantes que nos suceden, si tú eres importante inevitablemente tengo que pensar en ti.
Yo creo que amar es un proceso que implica dos cosas: un descontrol inexplicable pero también implica mirar de frente el vacio. El vacio es esa posibilidad de que tu mañana te vayas y yo deba enfrentarme a la antigua vida que solía ser, pero créeme…volver a esa vida vale la pena porque llevaría marcado en el pecho algunos de tus besos, algunos circulitos que tus manos hicieron sobre él, y por las noches ya no tendré que buscarte afuera porque te llevo muy adentro.
Entonces, dime si no es amor que aún cuando no estés conmigo me alegre de que existes. Dime si no es amor desear besarte entera para dejarte tatuado debajo de la piel, en el alma, un poco de lo que yo tengo. Dime si no es amor mirarte a los ojos y sentir ganas de llorar por tener la dicha de que mi figura se refleje en ellos, mientras sonríes, mientras  me miras.  Dime si no es amor tener la valentía de dejarte ser feliz sin importar si eres feliz a mi manera, bajo mis parámetros y bajo mis ideas. Dime si no es amor desear que todo el universo se confabule para hacerte feliz, para glorificarte, para asegurar que estés siempre bien, y dime si no es amor tener la certeza de que cuando no lo estés ahí voy a estar yo, para sostenerte, para abrazarte,  para acaríciate el cabello y besarte la frente, para decirte que todo va a estar bien, así  dentro de mí se desate una tormenta por verte sufrir, porque el amor duele, pero duele solamente cuando te duele a tí también.


1 comentario:

  1. Suerte el que se deje amar por vos, porque trasciende el tiempo y el espacio.
    LM

    ResponderEliminar